Verificación de seguridad

   

Acerca de

Nick Warren se convirtió en uno de los primeros "DJs superestrellas" de mediados a finales de los 90, manteniendo una residencia de alto perfil en Cream en Inglaterra, haciendo giras por todo el mundo y apareciendo en varios álbumes de mezclas de DJ antes de que se convirtiera en una práctica común. Aunque mezclaba una ecléctica variedad de estilos a finales de los 80 y principios de los 90, eventualmente fue pionero en el sonido de trance a finales de los 90 de sellos como Hooj Choons y se unió a las filas de otros DJ superestrellas como Paul Oakenfold, Sasha y Tall Paul.

Antes de llevar un estilo de vida de jet set, Warren se mudó a Bristol en la década de 1980 después de haber cumplido 20 años. A principios de los años 90, era uno de los mejores DJ de la ciudad, mezclando en Vision, uno de los primeros super clubes de la ciudad. En ese momento, Warren tocaba todo, desde dub y hip-hop hasta house, que se convirtió en su estilo preferido.

Cuando los artistas de Bristol, Massive Attack, salieron de gira por América después de su primer éxito, invitaron a Warren a que los acompañara en su gira como su DJ oficial, un testimonio de sus habilidades de DJ y su reputación en ese momento. Con el tiempo, Warren comenzó una temporada de gran éxito como el DJ residente en Cream en Liverpool.

Los años siguientes vieron a Nick Warren disfrutar de un torbellino de éxitos. A través de una combinación de proporcionar mezclas aclamadas para Mixmag, DMC y la exitosa serie Global Underground, y al lanzar una serie de singles en solitario que destrozaron clubes, Warren se encontró catapultado a las grandes ligas electrónicas y del house; y, al continuar lanzando aclamados álbumes, singles y remixes con su socio en Way Out West, Jody Wisternoff, y remezclando canciones para artistas como Lana Del Rey, se estableció firmemente como un verdadero productor multifacético de primera calidad.

Habiendo agraciado los decks en todos los súper clubes del planeta y se hizo famoso como DJ superestrella, asimismo Warren se volcó en el lado comercial de la industria musical. Ahora, como A&R de Hope Recordings, con sede en Bristol, pasa su tiempo buscando perfeccionar y promover a la próxima generación de talentos de producción y DJs; y, a través de la expansión de su sello The Soundgarden en una marca internacional de entretenimiento y eventos que ya extiende por todo el mundo, establece su reputación firme como un gigante de la música electrónica, tecno y house.

Con una serie de nuevos lanzamientos, más eventos en vivo de The Soundgarden y una anticipada gira en vivo de Way Out West, Nick Warren no muestra signos de desaceleración; y si la continua devoción de su base de fans en constante expansión es algo para predecir el futuro, su decisión de continuar en la electrónica será recibida con los brazos abiertos por los amantes de la música dance en todo el mundo.